Diana consigue buenos resultados en San Francisco con un pequeño Lending Circles por negocios


Paseador de perros consigue un pequeño préstamo de negocios en San Francisco que le da un impulso a su historial crediticio y a su negocio

Al crecer en México, la madre de Diana trataba a sus perros como si fueran parte de la familia. Pero cuando Diana se mudó a San Francisco cuando tenía 12 años, su familia ya no tuvo el espacio para tener perros. Ella esperaba con anhelo el día en que pudiera volver a tener un perro en su hogar, pero no fue sino hasta que terminó la universidad que pudo cumplir su sueño.

Después de estudiar diseño de interiores en el City College, Diana empezó su carrera trabajando con un Diseñador de Hogares. Esto fue gratificante porque podía convertir cualquier casa en una obra de arte. Podía tomar una cocina común y corriente y hacerla que pareciera el escenario de un elegante show de cocina, o hacer que una sala fuera más cómoda y hogareña simplemente reacomodando los muebles y la luz.

Cuando el negocio de las casas se desplomó en 2008, nadie estaba intentando vender su casa y mucho menos contratar a alguien para decorarla. El desplome la dejó sin trabajo y la obligó a volver a pensar hacia dónde dirigir su carrera. Fue entonces cuando Diana recordó sus memorias de la infancia.

“Me encantan los animales, pero nunca pensé que encontraría una carrera en ellos,” explica Diana.

Diana decidió tomar un riesgo y saltar hacia una nueva profesión tomando un trabajo en una guardería para perros. Siempre había tenido una mascota, y cuidaba a su French bulldog como una madre amorosa, pero nunca había hecho nada como esto de manera profesional; aunque rápidamente encontró limitantes en el trabajo.

Amaba cada minuto de trabajo con los animales, pero se sentía frustrada por las largas horas, salario bajo y oportunidades de progreso limitadas. Como resultado, Diana empezó a buscar formas de convertirse en su propia jefa y se puso la meta de abrir un negocio de pasear perros.

Diana deseaba ir a un banco y obtener un préstamo de negocios; pero no podía. Aunque había estado viviendo en los Estados Unidos casi toda su vida, había terminado la universidad y tenía un trabajo de tiempo completo, no tenía historial crediticio.

“Una vez que me decidí a iniciar un negocio, no hubo vuelta atrás.”

Escuchó acerca de una organización no lucrativa local que podía ayudarle a crear un plan de negocios a través de un amigo y con la cual podría hacer despegar su negocio de pasear perros. Una de las cosas que aprendió en la planificación de negocios fue como encontrar su nicho. Diana decidió que no quería simplemente tener un negocio típico de pasear perros. En vez de eso, quería combinar su amor por los animales con valores ambientalistas. Quería asegurarse que cada parte de su negocio fuera ecológico; desde golosinas y comida para perro orgánica y de buen sabor, hasta juguetes reciclables y bolsas de residuos biodegradables.

En tan sólo seis meses, ya tenía su licencia de negocio y Green Urban Dog vio la luz. Ahora con licencia para proporcionar cuidado de animales, sus servicios ecológicos estaban listos para iniciar en 2012. Los siguientes obstáculos eran crear un puntaje crediticio, obtener más entrenamiento y conseguir una base de clientes. Para desarrollar su crédito, se unió a Lending Circles, en el que pasó de cero a más de 650 en sólo algunos meses. Después pasó más de 56 horas de entrenamiento en RCP y paseo de perros para aprender los detalles. Para finales de 2013, pudo conseguir a su primer cliente. Pero antes de que pudiera llamarse a sí misma Green Urban Dog, hubo un último obstáculo al que enfrentarse.

El último obstáculo de Diana fue su auto que devoraba gasolina.

“Gastaba casi $90 a la semana tan sólo en gasolina transportando a los perros en la ciudad,” dice ella. Sabía que podía ahorrar dinero y hacer que su negocio fuera completamente verde al conseguir un carro híbrido. Aunque Diana ahora tenía un historial crediticio y suficientes ingresos para cubrir los pagos mensuales de un préstamo, su puntaje seguía por debajo del requerido y por tanto no podía calificar para un préstamo por un auto.

Diana volvió a MAF porque escuchó acerca de un programa que daba pequeños préstamos de negocios con cero intereses a propietarios de negocios. Can la ayuda de MAF, Diana recibió un micropréstamo para su negocio. Fue capaz de comprar un auto usado y eficiente en energía para transportar a los perros. Desde entonces, Diana se ha unido a Lending Circle para Negocios para seguir desarrollando su crédito y tener acceso a préstamos más grandes de bancos en el futuro.

Ahora con 12 clientes de tiempo completo, el negocio de Diana crece con rapidez. Ella se especializa en trabajar con razas de nariz corta como bulldogs franceses e ingleses; una táctica que le ayuda a conseguir clientes frecuentes y leales. Hasta tiene un “Club de Aventuras de Nariz Corta” para los cachorros con actividades diseñadas para razas de nariz corta.

“A todos los que conozco les digo, ‘vayan a Mission Asset Fund por un pequeño préstamo de negocios.’”

Desarrollar crédito a largo plazo obteniendo préstamos de negocios con cero intereses le ha dado un gran impulso. ¿Cuál es el consejo de Diana para los que desean abrir su propio negocio? ¡Adelante! Aunque el camino va a ser difícil y aterrador, ella cree que “el sol brilla para todos” mientras sigan trabajando para alcanzar sus sueños.

¿Conoces a algún propietario de un negocio pequeño como Diana en San Francisco? Diles que se inscriban hoy en LendingCircles.org.

lending8

MISSION ASSET FUND IS A 501C3 ORGANIZATION

TERMS OF USE   |   PRIVACY   |   CONTACT

Copyright © 2019 Mission Asset Fund. All Rights Reserved.