Month: May 2015

N-440

Las personas generalmente celebran su primer aniversario con papel, pero a mí me gusta hacer las cosas a mi manera. Yo celebré mi 14 aniversario de vivir en los Estados Unidos con papel: con la forma N-400. Esta forma es una promesa que mi madre hizo volviéndose realidad. Es una oportunidad para que yo obtenga mi ciudadanía en Los Estados Unidos. Con mucha alegría y emoción, con un pequeño paquete que incluía la forma N-400, mis fotos tamaño pasaporte y un cheque, comencé mi proceso para convertirme en ciudadana de los Estados Unidos el primero de abril. Este simple paquete de papeles significaba el mundo para mí. Fue mi esfuerzo, el esfuerzo de mi madre, el esfuerzo de mis hermanas y la promesa de un futuro mejor.

IMG_4829Mi historia de inmigración se trata tanto de mi madre como se trata de mí.

Mi madre sacrificó muchas cosas para traernos aquí y se enfrentó muchos obstáculos para criarnos en un lugar que, en aquel entonces, era extraño para ella. Mi madre dejó El Salvador escapando de un matrimonio violento, dejando a sus hijas y su vida como enfermera atrás en su último esfuerzo para sobrevivir. Dejó a su familia, a su trabajo y a la vida que conocía para que pudiéramos tener algo mejor; más de lo que ella podía darnos.

Yo dejé El Salvador dos años después de mi madre cuando tenía 11 años, con la promesa de que mis hermanas y yo nos reuniríamos con ella e iríamos a Disneyland (la mayoría de los niños inmigrantes que conozco vienen con esa promesa, aunque no hemos podido realizar ese viaje… aún).

¡En vez de Disneyland y estrellas de cine vine a vivir en el pintoresco Oakland, CA, que también está genial!

Aunque nuestro primer apartamento era pequeño y apretado, estaba lleno de amor y risas. Años después me mudé a San Francisco en donde pude echar raíces. Pero esas raíces no pudieron introducirse tan profundo en el suelo como lo había deseado.

Fue en mi adolescencia cuando realmente me di cuenta de lo que significaba ser indocumentada. En la preparatoria, dejé pasar muchas oportunidades debido a mi estatus migratorio. No pude ir con un grupo de chicas que visitaron Washington D.C. porque yo era una mucha responsabilidad para la escuela. Tampoco pude aplicar para pasantías para incrementar mi experiencia debido a que no tenía in número de Seguro Social.

Y entonces tuve que dejar ir una oportunidad única en la vida.

Estaba llena de curiosidad y deseaba explorar mi nuevo hogar, pero ser indocumentada me limitaba a explorar solamente California. En aquel entonces, nadie aparte de mis mejores amigas sabían que era indocumentada. Era la única en mi clase en esa situación y estaba temerosa de explicar la razón *verdadera* por la que dejaba pasar tantas grandes oportunidades.

Entonces tuve que dejar pasar la oportunidad de ir a la Universidad de California Los Ángeles debido a que costaba mucho y no podía calificar para un préstamo estudiantil. En 2006, cuando trataba de decidirme por una universidad, había pocos recursos para estudiantes indocumentados. Teníamos el AB540 que nos permitía pagar en matrícula estatal pero no pude calificar para Cal Grants o ayuda financiera federal como mis amigas ciudadanas. Así que terminé yendo a la Universidad Estatal de San Francisco y pudo terminar la universidad gracias a becas como la Chicana Latina Foundation Scholarship que no pedía un número de seguro social para poder calificar.

FullSizeRender (7)Tomó más de dos años de superar obstáculos de inmigración para ser residentes de los Estados Unidos, algo que no digo a la ligera.

Para poder convertirte en ciudadano de Estados Unidos, debes esperar cinco años después de ser residente para poder aplicar. Hace un año, anticipando nuestro quinto aniversario de ser residentes de los Estados Unidos, invité a mi madre y hermana a unirse a Lending Circle para Ciudadanía. Descubrí este programa durante mi pasantía en el Cesar Chavez Institute de la Universidad Estatal de San Francisco. Estaba trabajando como asistente estudiantil recolectando encuestas para una evaluación académica sobre prácticas financieras de individuos en el distrito de la Misión.

Mientras trabajaba para la escuela, escuché sobre los diferentes programas que ofrece MAF; uno de ellos siendo Lending Circles para Ciudadanía. Nos inscribimos para que el dinero que necesitábamos para la solicitud de ciudadanía no nos detuviera. Para nosotras tres, costaría más de $2,000 sólo por aplicar.  Con el aumento de los costos de vida en San Francisco, se ha vuelto más difícil para mi madre el estar al día con la renta y al mismo tiempo apoyar la carrera universitaria de mi hermana. El programa nos ha ayudado a ahorrar dinero cada mes para esta importante aplicación. Sabíamos que nuestro dinero estaría seguro con el programa de Lending Circle y que lo tendríamos disponible una vez que estuviéramos listas para aplicar.

En el programa Lending Circle, cada una hicimos pagos mensuales de $68 por diez meses para poder cubrir los $680 del costo de la solicitud de ciudadanía.

El ser residente ha sido una gran bendición. He logrado conseguir un trabajo que me encanta y he viajado a lugar con los que solamente había soñado. Lending Circles me gustó tanto que supe que quería ser parte de MAF. Fue emocionante el unirme al personal de MAF en el verano de 2014 como Coordinador de Programas. Mi trabajo me permite ayudar a individuos con historias parecidas a la mía. Veo en ellos los desafíos y oportunidades de mi propia experiencia como indocumentada en Estados Unidos y quiero estar ahí para ayudarles en su camino. Ahora que estoy en el proceso de convertirme en ciudadana, estoy especialmente emocionada de poder expresar mi voto en las elecciones presidenciales de 2016; ¡aquí voy!

Envié mi aplicación de ciudadanía el primero de abril de este año y estoy esperando continuar con el proceso de entrevista y juramento. Sigo animando a mi madre a hacer lo mismo manteniéndola al día con las ferias de ciudadanía al rededor de la ciudad, preparándola para las preguntas de la entrevista y ayudándola en maneras chicas pero constantes (como instalando una aplicación móvil de ciudadanía en su teléfono para que estudie). Mi meta es que ella aplique al final de este mes.

IMG_1345Quiero hacer tanto como pueda para ayudar a mi madre en su camino a la ciudadanía; así como ella ha hecho mucho por apoyar a mi hermanas y a mí.

Para mí, inmigración significa oportunidad. Significa supervivencia. Significa dejar atrás la violencia y el dolor de un hogar roto para crear nuevas memorias y experiencias en un lugar al que puedes llamar tu país. La vida en los Estados Unidos me ha dado muchas oportunidades pero también ha significado una buena cantidad de lucha.

Desde mis primeras memorias de vivir en un apartamento apretado con mis hermanas y madre, escondiéndonos en las sombras por 9 años debido a nuestro estado migratorio y hasta caminar hacia mi entrevista final para la ciudadanía. A la vista de todo eso celebro, me animo y sonrío.

Esta celebración no es sólo por mí. Esta celebración es para todos los que han batallado y luchado al enfrentarse a los obstáculos, a las bofetadas, a los sobrenombres, en su camino para encontrar paz y una mejor vida para sus familias. Estas victorias y luchas me han acercado más a mi madre, a mis hermanas y a encontrar una vida mejor para mí como ciudadana de los Estados Unidos. Ahora, mientras doy el paso final, reflexiono en el largo y dificultoso camino, en el papel con el que celebré mi aniversario, y en mi inminente ciudadanía.

Si conoces a alguien que pudiera utilizar Lending Circles para Ciudadanía, anímalo a que se inscriba hoy en LendingCircles.org.

Tags: , , ,

Al crecer en México, la madre de Diana trataba a sus perros como si fueran parte de la familia. Pero cuando Diana se mudó a San Francisco cuando tenía 12 años, su familia ya no tuvo el espacio para tener perros. Ella esperaba con anhelo el día en que pudiera volver a tener un perro en su hogar, pero no fue sino hasta que terminó la universidad que pudo cumplir su sueño.

Después de estudiar diseño de interiores en el City College, Diana empezó su carrera trabajando con un Diseñador de Hogares. Esto fue gratificante porque podía convertir cualquier casa en una obra de arte. Podía tomar una cocina común y corriente y hacerla que pareciera el escenario de un elegante show de cocina, o hacer que una sala fuera más cómoda y hogareña simplemente reacomodando los muebles y la luz.

Cuando el negocio de las casas se desplomó en 2008, nadie estaba intentando vender su casa y mucho menos contratar a alguien para decorarla. El desplome la dejó sin trabajo y la obligó a volver a pensar hacia dónde dirigir su carrera. Fue entonces cuando Diana recordó sus memorias de la infancia.

Diana“Me encantan los animales, pero nunca pensé que encontraría una carrera en ellos,” explica Diana.

Diana decidió tomar un riesgo y saltar hacia una nueva profesión tomando un trabajo en una guardería para perros. Siempre había tenido una mascota, y cuidaba a su French bulldog como una madre amorosa, pero nunca había hecho nada como esto de manera profesional; aunque rápidamente encontró limitantes en el trabajo.

Amaba cada minuto de trabajo con los animales, pero se sentía frustrada por las largas horas, salario bajo y oportunidades de progreso limitadas. Como resultado, Diana empezó a buscar formas de convertirse en su propia jefa y se puso la meta de abrir un negocio de pasear perros.

Diana deseaba ir a un banco y obtener un préstamo de negocios; pero no podía. Aunque había estado viviendo en los Estados Unidos casi toda su vida, había terminado la universidad y tenía un trabajo de tiempo completo, no tenía historial crediticio.

“Una vez que me decidí a iniciar un negocio, no hubo vuelta atrás.”

Escuchó acerca de una organización no lucrativa local que podía ayudarle a crear un plan de negocios a través de un amigo y con la cual podría hacer despegar su negocio de pasear perros. Una de las cosas que aprendió en la planificación de negocios fue como encontrar su nicho. Diana decidió que no quería simplemente tener un negocio típico de pasear perros. En vez de eso, quería combinar su amor por los animales con valores ambientalistas. Quería asegurarse que cada parte de su negocio fuera ecológico; desde golosinas y comida para perro orgánica y de buen sabor, hasta juguetes reciclables y bolsas de residuos biodegradables.

En tan sólo seis meses, ya tenía su licencia de negocio y Green Urban Dog vio la luz. Ahora con licencia para proporcionar cuidado de animales, sus servicios ecológicos estaban listos para iniciar en 2012. Los siguientes obstáculos eran crear un puntaje crediticio, obtener más entrenamiento y conseguir una base de clientes. Para desarrollar su crédito, se unió a Lending Circles, en el que pasó de cero a más de 650 en sólo algunos meses. Después pasó más de 56 horas de entrenamiento en RCP y paseo de perros para aprender los detalles. Para finales de 2013, pudo conseguir a su primer cliente. Pero antes de que pudiera llamarse a sí misma Green Urban Dog, hubo un último obstáculo al que enfrentarse.

998937_730144887030876_1556716504_nEl último obstáculo de Diana fue su auto que devoraba gasolina.

“Gastaba casi $90 a la semana tan sólo en gasolina transportando a los perros en la ciudad,” dice ella. Sabía que podía ahorrar dinero y hacer que su negocio fuera completamente verde al conseguir un carro híbrido. Aunque Diana ahora tenía un historial crediticio y suficientes ingresos para cubrir los pagos mensuales de un préstamo, su puntaje seguía por debajo del requerido y por tanto no podía calificar para un préstamo por un auto.

Diana volvió a MAF porque escuchó acerca de un programa que daba pequeños préstamos de negocios con cero intereses a propietarios de negocios. Can la ayuda de MAF, Diana recibió un micropréstamo para su negocio. Fue capaz de comprar un auto usado y eficiente en energía para transportar a los perros. Desde entonces, Diana se ha unido a Lending Circle para Negocios para seguir desarrollando su crédito y tener acceso a préstamos más grandes de bancos en el futuro.

Ahora con 12 clientes de tiempo completo, el negocio de Diana crece con rapidez. Ella se especializa en trabajar con razas de nariz corta como bulldogs franceses e ingleses; una táctica que le ayuda a conseguir clientes frecuentes y leales. Hasta tiene un “Club de Aventuras de Nariz Corta” para los cachorros con actividades diseñadas para razas de nariz corta.

“A todos los que conozco les digo, ‘vayan a Mission Asset Fund por un pequeño préstamo de negocios.’”

Desarrollar crédito a largo plazo obteniendo préstamos de negocios con cero intereses le ha dado un gran impulso. ¿Cuál es el consejo de Diana para los que desean abrir su propio negocio? ¡Adelante! Aunque el camino va a ser difícil y aterrador, ella cree que “el sol brilla para todos” mientras sigan trabajando para alcanzar sus sueños.

¿Conoces a algún propietario de un negocio pequeño como Diana en San Francisco? Diles que se inscriban hoy en LendingCircles.org.

Tags: , ,

MISSION ASSET FUND IS A 501C3 ORGANIZATION

TERMS OF USE   |   PRIVACY   |   CONTACT

Copyright © 2018 Mission Asset Fund. All Rights Reserved.